Cavitación

La Cavitación es el tratamiento reductor de grasa localizada y celulitis que se ha puesto de moda en los centros de estética de medio mundo. La cavitación ultrasónica es un fenómeno físico históricamente conocido en la ingeniería, después aplicada como técnica en la medicina y por último en la estética hace ahora 5 años.

La cavitación se ha convertido en una alternativa real a la liposucción quirúrgica, por precio y también por efectividad, ya que consigue resultados semejantes de pérdida de masa grasa sin necesidad de cirugía. Eso sí, para lograr reducciones efectivas deberás estar convencida de querer perder peso y tomártelo en serio…
¿Cómo funciona la cavitación?

cavitacion

Resultados reductores de la cavitación

La cavitación, también conocida como ultracavitación, es hoy uno de los tratamientos adelgazantes más efectivos. Centros de investigación, prestigiosas Universidades, miles de pacientes testados, han conseguido protocolizar un tratamiento que realmente funciona si se aplica correctamente, con equipos que realmente sean cavitadores y sobre todo, si pones de tu parte siguiendo unas sencillas pautas alimenticias y de ligero ejercicio.

La cavitación va a lograr romper las moléculas grasas y expulsar su contenido al exterior, imagínate que pinchas un globo lleno de agua, ésta queda fuera y ahora toca eliminarla.

Fíjate: tras la sesión deberás notar la zona tratada más blanda, ya que el contenido de la molécula estaba apretado en su interior y tras la cavitación ha salido fuera formando un nuevo estado de grasa semi-líquida.

En realidad, una vez rota la membrana de la molécula grasa, ya podemos decir que la cavitación ha funcionado, otra cosa son los resultados reductores de grasa, que más tienen que ver con nuestra decisión de quemar la grasa que el mero tratamiento estético.

Ya sabemos que la cavitación funciona cuando logra poner la grasa (energía) a disposición del cuerpo para ser consumida.

¿Cómo lograr una pérdida de grasa efectiva?

1. Beber abundante agua tras la sesión de cavitaciónTras la sesión de cavitación, una parte de la nueva sustancia grasa va a ser metabolizada de forma natural, evacuándola por la orina, para lo cual deberás beber abundante agua, mínimo dos litros al día, aquí comienza tu fuerza de voluntad. ¿Crees que serás capaz?. Vale, entonces continuamos.

2. Otra parte de la grasa te ayudarán a eliminarla los profesionales del Centro de Estética, mediante algún tipo de drenaje linfático, ya sea mediante masaje manual o masaje mecánico (presoterapia), que normalmente acompañarán de plataforma vibratoria. Tranquila, estas técnicas son relajantes y no requieren esfuerzo alguno de tu parte.

3. En casa, deberás utilizar un cosmético reductor (lipolítico), que mediante química ayudará con la eliminación de la grasa. No, no vale cualquier crema y hay que ser constante. ¿Cómo lo ves?. Seguro que bien, seguimos.

4. Ahora viene lo más tedioso, hay una parte de la grasa que debes consumir tú mediante algo de ejercicio físico y evitar que nuevas grasas se incorporen al cuerpo, es decir, debes mantener una dieta saludable.

La cavitación logra resultados reductores de grasa en una amplia mayoría de personas pero no esperes milagros, has de poner de tu parte

Piensa que si tu cuerpo no consume la grasa puesta a su disposición, ésta volverá a su estado original. El ejercicio es aconsejable hacerlo después de la sesión, a más tardar durante los 2 días siguientes, bastando con un paseo de media hora a marcha ligera, siempre que notemos cierta sudoración.

Igualmente, si nuestra alimentación no la cuidamos, incorporaremos en nuestra sangre grasas que serán adsorbidas por moléculas semejantes a las que tanto tiempo y dinero nos ha costado destruir.