Depilación

La Fotodepilación consiste en eliminar el pelo utilizando un rayo luminoso, ya sea láser o luz intensa pulsada (IPL).

El láser es un rayo de luz monocromática, es decir, tiene una sola longitud de onda, en contraposición con la luz normal, que cuenta con gran variedad de longitudes de onda. Todas sus ondas están en fase, presentan en el mismo momento sus crestas y valles. Como consecuencia de ello, el láser tiene una gran capacidad para transmitir energía.

Otra característica de gran interés del láser es que se trata de luz coherente.

Aunque actúa de la misma forma, la Luz Intensa Pulsada(IPL) no es láser. Se trata de luz policromática normal, no coherente, como la emitida por una lámpara halógena, pero de una gran intensidad y en pulsos muy cortos. Mediante la utilización de filtros ópticos de corte se consigue seleccionar la longitud de onda adecuada para cada tratamiento de fototerapia.

Con un buen equipo para FotoDepilación IPL se consiguen unos resultados equivalentes al láser, es decir, una depilación rápida, progresiva, segura y de gran permanencia en cualquier parte del cuerpo.

Cómo funciona

La fotodepilación se basa en el principio de Fototermolisis Selectiva.

Según este principio, la luz (foto) del láser es transformada en calor (termo), y destruye (lisis) las células germinativas del folículo piloso de forma selectiva, mediante la absorción de la misma por parte de los cromóforos diana, esto es, la melanina.

En otras palabras, la melanina absorbe la luz y conduce ésta al folículo piloso, donde transformada en calor quema las células germinativas.
Qué resultados se consiguen
En qué casos está indicada
Quién puede llevar a cabo el tratamiento
Cómo será mi tratamiento

Qué resultados se consiguen

Con nuestros equipos Depitotal por fin se acabó el problema del vello. Con nuestros tratamientos de fotodepilación conseguimos una depilación muy eficaz y de gran permanencia de forma cómoda, en sesiones de pocos minutos cada una.

depitotal

En tratamientos corporales se realizan entre seis y ocho sesiones, separadas en el tiempo de ocho a diez semanas, con lo que el tratamiento se termina en un intervalo de entre 12 y 18 meses.

En tratamientos faciales se recomienda hacer de diez a doce sesiones, en intervalos de seis a ocho semanas. La duración total en este caso es de 18 meses.

La zona a tratar permanece perfectamente depilada desde la primera sesión y durante todo el tratamiento.

La eficacia de los equipos y los protocolos de tratamiento desarrollados por Depitotal@ ha sido contrastada por distintos estudios médicos. Pero lo que realmente nos permite garantizar los resultados son los casi mil equipos que hemos instalado a lo largo de más de una década en centros de Depilación repartidos por todo el país, y los más de 2.500.000 tratamientos llevados a cabo con ellos durante este tiempo por esteticistas profesionales.